miércoles, 27 de enero de 2016

Mitos sobre la lactancia materna

El otro día en la sesión de educación maternal salieron todos estos mitos de la lactancia, cosas que se oyen en la calle y la gente toma como verídico. Nada más lejos de la realidad. Hoy vamos a desmontar los mitos de la lactancia.


1- Tienes que darle 10 minutos en cada pecho y quitarlo.


Hace tiempo se decía que, además de dar el pecho cada tres horas, las tomas debían estar limitadas en cada pecho aduciendo a que pasados diez minutos ya no aprovechan lo que comen y a que se corre el peligro de que se produzcan grietas.Incluso existe una teoría que dice que tras diez minutos la leche se ha acabado y el bebé sólo traga aire.

La composición de la leche varía en una misma toma.

Al principio de la toma la leche contiene la mayoría de los azúcares y proteínas,y más líquida. La del final de la toma es mas espesa, con más vitaminas y calorías.
Si comparamos con una comida, el inicio de la toma sería la ensalada, cuando lleva un ratito pasa al segundo plato, y el postre, que es lo que más engorda y más calorías lleva está al final de la toma.
Si retiramos al bebé a los diez minutos sólo le estamos dando azúcares y proteínas, y no grasas y no se saciará. Habrán dos problemas:

-Cuanto menos estimulación menos producción de leche.
-El bebé no cogerá peso.

Por lo tanto la toma ha de ser del tiempo y duración necesaria para que el bebé se sacie.No hay un tiempo estipulado, cada bebé es diferente y según la fuerza de succión o la edad, la toma será más larga o corta.

2-El pecho se ha de ofrecer cada tres horas.

Falso. Mirad lo que dice la Asociación española de Pediatría: Se recomienda ofrecer el pecho al bebé cuando éste lo pida y durante el tiempo que quiera, hasta que lo suelte espontáneamente. De este modo se regula la producción de leche según las necesidades del niño, se asegura la ingesta de leche del inicio y del final de la toma, cuya composición es diferente, y se logra un buen vaciamiento del pecho, evitando un excesivo acúmulo de leche que puede ocasionar ingurgitación y mastitis

3-No puedes tomar ciertos alimentos como espárragos, alcachofas o ajo mientras lactes

Los alimentos como el ajo, los espárragos o la cebolla pueden cambiar el sabor de la leche pero deberías consumirlos en elevadas cantidades e, incluso, así, es posible que a tu hijo le guste. Lo importante es realizar una dieta equilibrada y variada sin excluir grupos de alimentos.

4-Si tienes el niño al pecho mucho tiempo se va a malacostumbrar a tus brazos


El pecho es más que comida. Es consuelo, amor, protección, es el vínculo único y especial que tiene una madre con su hijo. No se acostumbran a los brazos con una semana de vida, ni con un mes. Cuando lloran es porque necesitan algo: tienen hambre, sueño, frío..

5-Mi leche no debe ser buena porque me han dicho que es aguada. Si no gana peso lo mejor es darle suplementos de leche artificial, porque seguro que se queda con hambre

Todas las leches, absolutamente todas las leches de las madres que lactan son perfectas para su hijo. La leche que genera una madre es la idónea para las necesidades de su hijo.

La clave es que a mayor estimulación del pecho, más producción de leche. Si se espacian las tomas o sólo se da el pecho esos diez minutos, la producción disminuirá y poco a poco la mujer se irá quedando sin leche. Y entonces el bebé perderá peso. Y se pautarán suplementos de lactancia artificial. Si damos suplementos de lactancia artificial, el bebé quedará saciado, y al ponerlo al pecho succionará menos tiempo, por lo que la producción disminuirá, y a la larga puede fracasar la lactancia.




¿Algún mito más? ¿Situaciones que hayáis vivido?

Un saludo!!

Copa menstrual :Uso y ventajas

Aunque suelo dedicar muchas entradas al proceso embarazo-parto-postparto, las matronas hacemos muchas más cosas, entre ellas asesoramiento...