martes, 15 de marzo de 2016

Cordón umbilical: curas y cuidados básicos.

La cura del ombligo es una actividad que realizaremos durante las primeras semanas de vida del bebé. Es importante detectar los signos de normalidad, y ver la evolución del ombligo hasta su caída. Por eso hoy os explico cosas básicas de cuidados y curas.

¿Qué es el cordón umbilical?

El cordón umbilical une el feto con la placenta y, por tanto, con la madre. Está formado por dos arterias y una vena rodeados de una gelatina, y mide entre 40 y 60 cm. Permite que el feto reciba los nutrientes y el oxígeno necesarios para su crecimiento y elimina los residuos y el gas carbónico.

Tras el nacimiento del bebé, y normalmente a los 3-4 minutos de nacer, se corta el cordón, realizando la separación madre hijo. Se coloca una pinza de plástico a unos 3 cm del bebé, quedando una gelatina de color blanco-amarillenta. Esta gelatina que acaba en la piel del bebé es la que adquirirá un color negro con los días y caerá para dejar el muñón, que es el ombligo.


¿Cuánto tarda en caer el cordón umbilical?

Depende del grosor del mismo y de las curas que se vayan realizando, además de las condiciones higiénicas. No hay una fecha exacta para la caída del ombligo, pero normalmente cae entre la segunda y tercera semana se vida

Si a las 3-4 semanas no ha caído, es conveniente consultarlo para observar si algún punto con signos de infección, o si hay alguna zona que tarda más en secar, etc..

¿Cómo se realizan las curas del ombligo?
  • Siempre que manipulemos la zona del ombligo, debemos tener las manos limpias y secas. Así que nos las lavaremos con jabón neutro y las secaremos.
  • Utilizaremos como material gasas, alcohol de 70 grados. La OMS recomienda no utilizar ningún antiséptico para la cura del cordón, sino mantenerlo limpio y seco y así ayudar a su caída. Es cierto que si no lo limpiamos con antiséptico puede haber más colonización de bacterias y habrá que estar pendientes de evitar infecciones. Normalmente en los hospitales recomiendan Alcohol de 70, o clorhexidina.
  • Mojamos una gasa con alcohol y levantamos la pinza del cordón. Es importante limpiar por la parte anterior y posterior del cordón, para que actúe y seque por igual.La zona donde la piel y el ombligo se unen la curaremos también, sin miedo. 
  • El alcohol al estar frío les puede incomodar o hacer llorar, pero no les duele. Intentaremos no tocar la piel del bebé con el alcohol.
  • Después de limpiar con la gasa todo el ombligo, lo dejaremos al aire, sin poner ninguna gasa.Doblar un poquito el pañal puede ayudar a que esté más aireado y ayudar a la que esté más seco.
¿Cuántas veces al día se debe curar el ombligo?

Normalmente, unas 2-3 veces al día. También cuando se manche de pis o cacas.
Aprovechando la cura observaremos como va cambiando el color del ombligo ( se va haciendo negruzco), y vigilaremos que huela.

Tenemos que consultar si...
Si el bebé tiene fiebre asociada al ombligo rojo, o maloliente, o con secreción.
Si el ombligo sangra varios días seguidos en las curas
Si al toser, llorar el ombligo sale mucho hacia fuera, como si se herniara.